¡Florecieron los lupinos!

Cada primavera y verano florecen en nuestra provincia estas varas florales conocidas como “Lupinos”. Su nombre científico es Lupinus polyphyllus. No existen registros certeros de cómo llegó el lupino a Tierra del Fuego, pero sabemos que no es una especie autóctona. Son plantas de climas fríos, razón por la cual se adaptaron y crecen sin problemas en esta región. La forma de reproducción de las plantas es mediante semillas o división de matas. Cuando la planta es muy grande, es recomendable dividirla y hacer nuevos ejemplares porque sino sus mismas raíces comienzan a secarse desde el centro. Dentro del genero lupinus existen diferentes variedades, por eso vemos lupinos de todos colores: rojos, amarillos, rosados, blancos, violetas, azulados, incluso algunos jaspeados o combinados entre dos colores. Cada variedad tiene sus particularidades, entre ellas aroma, alto de vara, duración de la flor. Los lupinos rojos, por ejemplo, generan varas muy altas y se apoyan sobre sí mismas para no quebrarse. Los lupinos violetas/azules suelen ser más estilizados y dan flores de muchos matices dentro de esa gama de colores. Cada planta de lupinos amarillos da muchas flores, y los lupinos blancos y rosados suelen florecer primero, pero sus flores se debilitan más rápido. Si hoy das una vuelta por la ciudad, seguro te cruzas con alguno de estos ejemplares en los espacios públicos o los patios de las casas. ¡A disfrutar del colorido jardín!

 
Autora: Lic. Catherine Roulier