Zooarqueología

Uno de los modos en que los arqueólogos conocemos la dieta de los antiguos habitantes de Tierra del Fuego es a través del estudio de los huesos de los animales que fueron consumidos por ellos. Ahora bien, ¿cómo sabemos que son restos de alimentación? Una de las cosas que primero identificamos son las marcas de corte, estas marcas son hechas por los instrumentos de piedra para procesar los alimentos. LobocorteLa forma, la orientación y la ubicación de esas marcas en el hueso nos brindan una gran cantidad de información sobre las actividades que llevaban adelante los grupos del pasado: como quitaban los cueros de los animales, como lo trozaban y como extraían la carne para su consumo. En la foto vemos el húmero de una hembra adulta de lobo marino de dos pelos (Arctocephalus australis), recuperada en el sitio arqueológico Imiwaia I (bahía Cambaceres Interior), con una serie de marcas de corte que son compatibles con la desarticulación de la porción superior de la aleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *