El Guanaco (Lama guanicoe): nuestro gran herbívoro silvestre

El guanaco (Foto uno), al igual que la vicuña (Vicugna vicugna), la llama (Lama glama) y la alpaca (Vicugna pacos), pertenece al grupo de los “camélidos del Nuevo Mundo o camélidos Sudamericanos”. Esta denominación hace referencia a la ubicación de su rango de distribución, indicando que viven o habitan en Sudamérica y los diferencia del grupo de camélidos del “Viejo Mundo”, como el dromedario (Camelus dromedarius), el camello bactriano doméstico (Camelus bactrianus) y camello bactriano salvaje (Camelus ferus), que viven o habitan en África, Medio Oriente y Asia. De los camélidos del Nuevo Mundo, la vicuña y el guanaco son las únicas especies silvestres, es decir, que son capaces de sobrevivir sin intervención del humano y, el guanaco es el único camélido que habita los territorios más australes de Sudamérica. Desde la conquista europea, la extensión de su territorio y la abundancia de sus poblaciones se fueron reduciendo, hasta ocupar actualmente cerca del 60 % de su distribución original. Se estima que en los ambientes de monte y estepa de la Patagonia Argentina se encuentran las poblaciones más abundantes. En la Isla Grande de Tierra del Fuego, Argentina, el guanaco es el único gran herbívoro silvestre cuya abundancia es mayor en la región del Ecotono (región de transición) Bosque-Estepa (ver Foto dos), donde habría alrededor de 13 mil individuos según estimaciones realizadas en el año 1995. Mantener actualizada esta información es un primer paso para conocer sobre el estado de conservación de las poblaciones. Muestreos realizados por el laboratorio de Ecología y Conservación de vida silvestre del CADIC, en la Región del Ecotono Bosque-Estepa durante el año 2009 y 2010 y en todo el centro-norte durante el corriente año, permitirán calcular dicha abundancia y conocer también cómo se distribuye (cuáles son los sitios donde encontraríamos más densidad y qué características tienen). El guanaco es una especie que ofrece alternativas de uso de las pasturas con grandes ventajas ambientales, ya que genera bajo impacto debido al modo en que extrae el alimento (corta el pasto sin arrancar de raíz) y al hecho de apoyarse sobre almohadillas plantares en lugar de pezuñas sin erosionar el suelo. Acorde al Plan Nacional de Manejo del Guanaco, es una especie protegida de la que sólo se permite el uso de la fibra (lana, segunda más fina del mundo) proveniente de animales vivos. En algunos establecimientos y organizaciones comunales, este tipo de producción ya ha comenzado a desarrollarse a partir de la cría de guanacos en cautiverio o de esquila en silvestría (captura de animales silvestres y posterior liberación). De este modo, podríamos decir que el guanaco es una especie que podría resultar beneficiosa para el hombre, ya que representaría un recurso económico potencial y ambientalmente amigable.

Autora: Lic. Celina Flores.

Fotos: Foto uno: Guanaco adulto. Foto dos: mapa de la distribución del guanaco en la Isla Grande de Tierra del Fuego en 1995.

Deja un comentario