Una pequeña gigante en problemas

El domingo 22 de septiembre se produjo el varamiento de un ballenato de ballena Minke en las cercanías a la ciudad de Río Grande, entre Punta María y el Río Fuego frente a la vieja pista de aterrizaje. Vecinos que paseaban por la zona advirtieron su presencia y dieron aviso a Defensa Civil y Recursos Naturales, quienes posteriormente avisaron a CADIC. Se trataba de una hembra de 3,4 metros de largo, la cual llegó viva a la costa atlántica de Tierra del Fuego. Lamentablemente, tras varias horas pasadas de su varamiento, el ballenato falleció. El día martes 26 personal del CADIC y pasantes (Luciana Riccialdelli, Natalia Dellabianca, Monica Torres, Yamila Becker y Agustina Dellabianca) se acercaron para registrar el varamiento, tomar fotos, medidas y realizar la necropsia del espécimen. Las ballenas minkes son las más pequeñas y abundantes entre los rorcuales, una de las familias de ballenas que se distingue por la presencia de surcos o pliegues, semejantes a un acordeón. Estos pliegues se ubican en la garganta y región ventral hasta cerca del ombligo, y permiten expandir la cavidad bucal para tomar grandes volúmenes de agua con alimento que filtran luego con sus barbas. Se encuentran en los océanos de todo el mundo, con una longitud inferior a 11 metros. Según su localización, existen tres especies ligeramente diferenciadas: la ballena minke antártica (relativamente grande), la ballena minke enana (de menor tamaño que la antártica y con una banda blanca en la aleta) y la ballena minke verdadera (que presenta una banda en la aleta y reside en el hemisferio norte). Actualmente, la Comisión Ballenera Internacional está revisando la estimación de la población del Hemisferio Sur y se cree que pueden no ser más de 360.000 individuos. En tanto que la estimación para las poblaciones del Atlántico y Pacífico norte corresponderían a un máximo de 145.000 y 25.000 individuos respectivamente.