Otoño de hojas caídas

En Ushuaia podemos percibir que ha llegado el otoño cuando parte de los bosques de las laderas pasan del verde al rojo, dejando por el camino incontables tonos de amarillos y naranjas, para luego dejar caer sus hojas, arrastradas por el viento. Claro está que no a todas las especies de árboles les ocurre esto; a las que sí, se las llama caducifolias, y como te contamos hace unas cuantas notas atrás, ejemplo de esto son la lenga y el ñire. Contemplando este espectáculo natural es que nos surge la pregunta: ¿por qué los árboles pierden sus hojas en otoño? En esta época la luz solar, principal fuente de energía de los árboles, es escasa. Esto genera que las hojas, encargadas de captar esa energía, empiecen a tener menor funcionalidad. Pero como toda parte viva, requieren energía y nutrientes para su subsistencia. Por lo tanto, para el árbol en su totalidad, mantener las hojas en otoño e invierno genera un gasto de energía mayor a la que estas pueden captar. De modo que los árboles reciclan los nutrientes que estas almacenan y es por esto que el suministro de nutrientes se les corta y comienzan a dejarlas caer. A su vez, varios nutrientes presentes en las hojas son redistribuidos en el árbol; por lo que comienzan a verse pigmentos rojizos, como las antocianinas, que enrojecen las hojas antes de caer. Así que, preparen la cámara y a disfrutar del otoño.

Autor: Pablo Jusim