El Canal Beagle. Pasaje entre dos océanos

Tierra portada

Origen y morfología

Tierra del Fuego ha estado cubierta por glaciares repetidas veces a lo largo de los últimos millones de años. En la última de estas glaciaciones (máximo sobre 25.000 años atrás), un espeso manto de hielo cubría todo lo que hoy en día es el Canal Beagle hasta Punta Moat. Hace unos 15.000 años, el glaciar comenzó a retroceder hacia el oeste, y hace 10.000, las Bahías de Lapataia y Ushuaia ya estaban libres de hielo. El Canal Beagle era entonces un valle que albergaba cursos y lagos de agua dulce. Como consecuencia de la deglaciación, el nivel del mar se elevó al derretirse los formidables volúmenes de agua que estaban retenidos en forma de hielo. Así, entre 8 y 10 mil años atrás, el mar inundó el valle, transformándolo en el medio ambiente marino que ahora conocemos y que el Capitán Fitz Roy bautizó con el nombre del barco que comandaba.

Tierra Fig 1

En el presente, el Canal Beagle es un cuerpo de agua sumamente interesante por ser una vía de comunicación entre los dos mayores océanos del mundo: el Pacífico y el Atlántico (Figura 1). El flujo promedio de agua es desde el primero hacia el segundo, es decir de oeste a este, como es el caso de las grandes corrientes que contornean el extremo sur de Sudamérica (corriente de Cabo de Hornos y Corriente Circumpolar Antártica), lo que viene asociado al patrón de vientos dominantes del oeste a estas latitudes. En el Canal Beagle se observan inversiones transitorias de ese flujo medio por efecto de las mareas, que en esta zona son semidiurnas (dos bajamares y dos pleamares cada 24 horas) y de una amplitud media de 1,1 metros en Ushuaia.

Desde el oeste, el Canal Beagle nace de la confluencia de otros dos canales, llamados brazos Noroeste y Suroeste (Figura 1). A partir de aquí, el canal se extiende cerca de 200 kilómetros, con una anchura media de unos 5 kilómetros hasta la Isla Picton, donde el canal se bifurca y abre al Atlántico.

En el Canal Beagle argentino, comprendido desde 5 kilómetros al oeste de Bahía Lapataia hasta la salida Atlántica, las profundidades varían abruptamente (Figura 2) como testimonio del complejo pasado geológico de la zona, observándose cubetas de más de 200 metros de profundidad alternadas por bajos e incluso archipiélagos de islas como las que afloran frente a Ushuaia.

 Tierra Fig 2

Estratificación termohalina

El agua de origen Pacífica y subpolar, al circular por el Beagle y los otros canales fueguinos y patagónicos en dirección al Atlántico, sufre modificaciones de sus propiedades, principalmente por los grandes aportes de agua dulce que provienen del deshielo, la lluvia, ríos y escorrentía. En el sector argentino del Canal Beagle numerosos ríos abren hacia él siendo los puntos de mayor entrada de aguas fluviales las Bahías de Lapataia y Ushuaia. Al oeste, el deshielo estival en la Cordillera Darwin (Figura 1) supone una fuente muy importante de agua dulce.

El agua, como todos los fluidos, se estratifica en función de su densidad, es decir, se distribuye verticalmente en capas,las más pesadas abajo y las más ligeras arriba. El agua gana densidad con su contenido en sales (salinidad) y también al bajar su temperatura. Así, en una zona costera como el Canal Beagle, es habitual que tengamos en la superficie agua menos densa (menos salina) al ser diluida por los aportes de agua dulce. En verano, esa capa relativamente cálida y “dulcificada” ocupa aproximadamente los primeros 60 metros de la columna de agua.

En el Canal Beagle esta capa superficial está normalmente mezclada por el viento y al estar bien iluminada por el sol en ella se desenvuelven los organismos fotosintéticos (ver clorofila en perfiles CTD, Figura 3) que constituyen la base de la cadena trófica.

La estratificación también limita los intercambios del agua más profunda con la atmósfera. Una consecuencia de esta falta de comunicación es la pérdida paulatina de oxígeno en las aguas más profundas, el cual se va consumiendo por la descomposición de la materia orgánica y la respiración de los seres vivos.Todas estas variaciones verticales de las propiedades del agua las estudiamos por medio de una sonda CTD (ver sección “bestiario” en este mismo número de La Lupa).

 

Variabilidad estacional

La estratificación de la columna de agua no es una situación permanente, sino que viene regida por los ciclos térmico e hidrológico en el sur de Tierra del Fuego. En los meses de primavera y verano, las precipitaciones tienden a ser más importantes que en invierno, y también la temperatura del aire y del agua de los ríos es superior a la de la superficie del canal (situación opuesta a la invernal). El aumento de la temperatura en el periodo estival además favorece el deshielo. Como consecuencia de todo ello, es en los meses de primavera y verano cuando se distingue con mayor claridad en el Canal Beagle una capa superior de agua relativamente dulce y cálida, es decir, más ligera, “flotando” sobre una masa de agua más pesada (más fría y salada), la cual queda temporalmente aislada del contacto con la atmósfera. Por el contrario, en invierno las bajas temperaturas atmosféricas y los menores aportes de agua dulce tienden a relajar o romper la estratificación, promoviendo la homogeneización y ventilación de la columna de agua. Estos contrastes estacionales se pueden verificar mediante la comparación de perfiles verticales de CTD tomados en diferentes momentos del año en los mismos puntos de medida (se ofrece un ejemplo en la Figura 3).

 

Variabilidad longitudinal de las aguas del canal

Como hemos visto, el Canal Beagle presenta abruptos cambios de profundidad. La secuencia de cubetas y pasos de escasa profundidad impone cierta restricción a la circulación del agua más profunda. El agua superficial “dulcificada”, en su tránsito hacia el este, fluye con más libertad por el Paso Mackinlay, de escasa profundidad. Hacia el este de ese paso, se produce una intensa mezcla de las aguas que provienen del oeste del Canal Beagle y las del Océano Atlántico, más cálidas y saladas. Sin embargo, la capa superficial que abandona el interior del canal aún se puede identificar más allá de Punta Moat, como una delgada capa de baja salinidad que se va mezclando paulatinamente con las aguas atlánticas (Figura 4).

Tierra Fig 3

Tierra Fig 4

En resumen, el Canal Beagle es un cuerpo de agua fronterizo entre dos océanos y entre ambientes estuáricos y oceánicos, sometido además a una marcada dinámica estacional, lo que le confiere peculiares características.

 

 

Lecturas sugeridas

Bujalesky GG, AM Coronato, JO Rabassa, RD Acevedo (2008). El Canal Beagle. Un ambiente esculpido por el hielo. En: Sitios de Interés Geológico de la República Argentina. Servicio Geológico Minero Argentino, Anales 46(2): 849-864.

D’Onofrio E, A Orsi, R Locarnini (1989). Estudio de marea en la costa de Tierra del Fuego. Servicio de Hidrografía Naval, Departamento de Oceanografía, Informe técnico 49, 81 pp. Buenos Aires.

Isla F, G Bujalesky, A Coronato (1999). Procesos estuarinos en el canal Beagle, Tierra del Fuego. Revista de la Asociación Geológica Argentina, 54(4): 307-318.

Fuente de datos batimétricos: modelos de elevación digital del terreno del sensor SRTM.

Autores

 

Jacobo Martin
Jacobo Martin
Gaston Kreps
Gaston Kreps
Andrea Malits
Andrea Malits