El zorro de Malvinas

Sus parientes y la desaparición de su linaje en los últimos siglos

Los cánidos pertenecen a la familia que incluye a los lobos, chacales y zorros, entre otros. En América del Sur, los cánidos son muy diversos e interesantes porque muestran una variación de formas y tipos ecológicos que supera a la observada en otros continentes. Poseen tipos ecológicos únicos, como el caso del Aguara Guazú (Crysocyon brachyurus) que es un cánido de gran tamaño omnívoro y con patas muy largas o, el Perro Vinagre (Speothos venaticus) que es pequeño, muy carnívoro y con un aspecto de hurón por poseer un cuerpo relativamente largo y patas cortas.
Esta diversidad de especies en América del Sur es llamativa ya que ingresaron desde América Central y del Norte hace unos 2,6 – 3 millones de años en el marco del Gran Intercambio Biótico Americano, es decir, el intercambio de flora y fauna que ocurrió entre las Américas a partir del Mioceno tardío (desde hace 7-8sente [AP]). Las relaciones filogenéticas y el registro fósil indican que los cánidos invadieron en distintas oleadas América del Sur.
El clado (grupo) de los cánidos sudamericanos sufrió una diversificación notable, aunque todavía se discute si ingresó una única vez o a través de varias oleadas independientes. Representan  los cánidos más comunes en América del Sur en el presente: los Zorros de Campo, el Culpeo, el Zorro de Monte, el Perro Vinagre, el Aguará Guazú, etc. Otros cánidos presentes durante el Pleistoceno-Presente, pertenecen a otros clados, como el de Canis (que incluye a lobos, chacales y coyotes) y zorros de América central, del Norte y del Viejo Mundo, los cuales tuvieron y tienen una representación muy limitada en América del Sur.
Un ejemplo que llama la atención es el caso del zorro o lobo de Malvinas, también llamado “warrah” y que se incluye en el Género Dusicyon y en la especie Dusicyon australis. Este cánido se caracterizó por ser uno de los pocos casos de una especie canina endémica de una isla, uno de los pocos (o el único) mamíferos autóctonosde las Islas Malvinas y, por su trágica historia ya que fue cazado hasta su exterminio a finales del siglo XIX.
El lobo de Malvinas fue registrado por distintos marineros y viajeros y fue descripto para la ciencia a finales del siglo XVIII. Los temas que han generado discusión es su parentesco con otros cánidos y la forma en que llego a las Islas Malvinas, que hoy en día se encuentran a más de 500 kilómetros del continente.
Las hipótesis biogeográficas en relación a su llegada a las Islas Malvinas, incluyen el transporte antrópico realizado por nativos americanos,  una llegada a traves de balsas naturales, de un puente emergido durante los máximos glaciares o un puente interrumpido por un angosto estrecho marino. Los trabajos más actuales, tanto de ADN como sobre la topografia y geologia del fondo marino de la región, apoyan esta última hipótesis, ya que el tiempo de separación del Lobo de Malvinas con su especie hermana D. avus coincide con el último miximo glacial (ca. 20 mil aAos AP). (Figura 1).
Con respecto al parentesco del Lobo de Malvinas, algunos autores sostuvieron que estaban relacionados con perros domesticos, otros con coyotes y finalmente un grupo de investigadores lo vincularon a los zorros  sudamericanos de los generos Lycalopex, Cerdocyon y Atelocynus. Sin embargo, recientemente, estudios de ADN confirmaron que el Lobo de Malvinas pertenece al “clado de 10s cPnidos sudamericanos”, per0 que no estaba  estrechamente emparentado a 10s zorros del continente sin0 al Aguará Guazú y al Perro Vinagre. Un trabajo posterior, que incluyó datos de ADN, morfológicos y fósiles, mostró que el pariente mis cercan0 es otro cánido extinto, Dusicyon avus, que habitó el sur de America del Sur durante el Pleistoceno tardio y el Holoceno. El pariente continental del Lobo de Malvinas, Dusicyon avus, tuvo una amplia distribución en America del Sur, yendo desde el sur de Brasil hasta Tierra del Fuego. Era muy similar al Lobo de Malvinas con un tamaño corporal en torno a los 15 kg y hábitos alimentarios generalizados, aunque era claramente más carnivoro que otros zorros, incluyendo al Culpeo (Lycalopex culpaeus). Dusicyon avus es un cánido muy frecuente en sitios arqueol6gicos y hay evidencias que 10s pueblos originarios incluyeron sus restos en entierros humanos y en collares. Por lo tanto, es evidente que poseia un valor prictico y simbólico para las poblaciones del pasado. En el último lustro se pudo estimar la fecha de su extincidn, hace tan solo 500 ahos antes del presente. Se estima que el cambio climitico ocurrido en los últimos siglos afectó negativamente a sus poblaciones, pero tambien habria influido la presión generada por las poblaciones humanas. Dado que el ejemplar más joven conocido tiene una edad de entre 400 y 500 años AP, es muy probable que haya convivido con los europeos que conquistaron America y, en ese caso, que los cambios ambientales generados fueran parte de las causas de su extinción. Sin embargo, no existe hasta el momento ninguna evidencia que permita comprobar la supervivencia de esta especie hasta bien entrado el siglo XIX.
Otro aspecto poco conocido es su alimentación, aunque datos anecdóticos que mencionan distintos viajeros se habría alimentado de aves y restos de fauna marina que quedaba en las playas, aunque tambien se menciona que depredaba sobre el ganado menor que tenian 1os colonos. Esto último, junto al valor de sus pieles, constituyeron las causas por las que los cazaron hasta su extinción.Con la extinción del Lobo de Malvinas en el siglo XIX  desaparece un linaje de cánidos endémicos de America del Sur, el cual fue parte de la radiación evolutiva que sufrió la familia al invadir nuestro continente.

AUTOR

Francisco Prevosti

CRILAR-UNLaR, Prov. de La Rioja, SEGEMAR-UNCa-CONICET, Depto de Cs. Exactas, Físicas y Naturales UNLaR

protocyon@hotmail.com

 

 
 

Descargá la versión en PDF

Centro Regional de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica de La Rioja (CRILAR), Anillaco, La Rioja.

CRILAR