Si viendo al cielo quieres estar, el agua debes mirar.

A todos nos ha pasado estar mirando un lago tranquilo o la costa del mar en un día sin viento y no sólo estamos  viendo la superficie del agua, sino que también vemos los objetos que en ella se reflejan. ¿Pero qué es exactamente lo que sucede? ¿Qué significa reflexión? El mecanismo por el cual nuestros ojos perciben el mundo que nos rodea empieza con el “choque” de las ondas electromagnéticas producidas en el Sol, o en alguna fuente de luz artificial, sobre cualquier objeto. Las longitudes de onda que no son “absorbidas” por estos objetos son  reflejadas hacia nuestros ojos, por ejemplo, una hoja de lenga en verano absorbe todos los colores salvo el verde. Los rayos reflejados por un objeto como una montaña o un edificio sobre la superficie del agua producen una segunda reflexión sobre ella y llegan a nuestros ojos debido a que su superficie actúa como un espejo. Está claro que a medida que la superficie del agua estámás agitada, como en los días ventosos, la reflexión se dispersa en infinidad de direcciones, haciendo que lleguemos a ver sólo unos pocos haces de luz, y por lo tanto dándonos una imagen difusa.

AUTOR

Javier Hernán Rojo

javierhrojo@gmail.com