Peces Sub zero

¿Hay peces en las frías aguas Antárticas?

Autores/as

  • Facundo Llompart CADIC-CONICET, ICPA-UNTDF
  • Santiago Ceballos CADIC-CONICET, ICPA-UNTDF
  • Daniel Fernández CADIC-CONICET, ICPA-UNTDF

Palabras clave:

nototénidos, proteínas anticongelantes, Antártida

Resumen

Comunes en las imágenes antárticas son los pingüinos, las ballenas y las focas, pero... ¿hay otros vertebrados que se atrevan a vivir en las gélidas aguas de la Antártida? La respuesta es ¡sí, y son los peces! Sin embargo, de las más de 36.000 especies que existen en el mundo, menos de 400 han logrado adaptarse a un ambiente tan hostil como el antártico. Y si consideramos sólo zonas costeras de la Antártida, el 90 % de los peces pertenecen a un grupo muy particular de especies que se denominan nototénidos. Por este motivo se dice que los nototénidos “dominan” los ambientes antárticos subacuáticos, pero, ¿cómo lograron sobrevivir al frío antártico?, ¿por qué no hay muchos grupos diferentes de peces como ocurre en los arrecifes de coral? Un viaje al pasado puede ayudar a entender el presente: La evidencia geólogica y el registro fósil demuestran que la Antártida no fue siempre un continente helado, de hecho en algún momento predominaron los ambientes tropicales y por lo tanto la fauna de peces que la habitaba era muy distinta a la actual (ver pág. 6). Hoy en día sabemos que el frío extremo de la Antártida comenzó cuando se formó la Corriente Circumpolar Antártica que es la que mantiene térmicamente aislado al continente blanco. La formación de esta corriente produjo un enfriamiento abrupto, generando una extinción masiva que dejó un ambiente totalmente vacío de peces... o casi. Al menos una especie de nototénido tuvo la capacidad colonizar las gélidas aguas de la Antártida.
Este ancestro común de todos los nototénidos antárticos actuales tenía una característica clave: era capaz de producir proteínas anticongelantes que bajan la temperatura de congelamiento de los fluidos del cuerpo. Esto le permitió aprovechar ese “vacío ambiental” y diversificarse dando origen en muy poco tiempo a más de un centenar de especies gatilladas. Este tipo de explosiones de diversificación, por una característica clave como las proteínas anticongelantes, se denominan radiaciones adaptativas y el caso de los nototénidos es el ejemplo más espectacular de este fenómeno en peces marinos.

ARK CAICYT: http://id.caicyt.gov.ar/ark:/s27967360/vvegeov5t

Buque Oceánográfico ARA Puerto Deseado (Q20) propiedad del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

Descargas

Publicado

01.10.2018 — Actualizado el 01.10.2018

Cómo citar

Llompart, F., Ceballos, S., & Fernández, D. (2018). Peces Sub zero: ¿Hay peces en las frías aguas Antárticas?. La Lupa. Colección Fueguina De divulgación científica, (13), 38–40. Recuperado a partir de https://www.coleccionlalupa.com.ar/index.php/lalupa/article/view/156

Artículos más leídos del mismo autor/a